• Marketing Intfresh

Caída de las importaciones en 2020: su impacto sobre la economía




En la Argentina la reducción se acercó al 14%, cuando el promedio global se situó en 5,5%. Las consecuencias posibles.





Durante el 2020 las importaciones argentinas cayeron un 13,8%. Así lo indica un informe reciente de la consultora DNI, que atribuye el marcado descenso “en parte a la recesión, en buena parte a la pandemia, pero también a límites gubernamentales”. La caída es sustancialmente mayor a la experimentada en todo el mundo, que se ubicó en 5,5%. De hecho en el país las importaciones –y también las exportaciones- disminuyeron casi tres veces más que los promedios globales.


Esto “lleva a un resultado de mayor cerrazón de la economía argentina en relación al resto del planeta”, se lee en el informe de la consultora DNI, firmado por Marcelo Elizondo.


Más allá de la encrucijada especial generada por la pandemia, en nuestro país las importaciones vienen disminuyendo de manera sistemática desde años. Y el problema es que para muchos procesos productivos resultan críticas, con lo cual tienen un rol destacado para el crecimiento económico. Elizondo lo explica así: “la caída de las importaciones afecta a la producción y especialmente a la inversión, y condena a una débil economía futura”.


Análisis comparativo


En el informe Elizondo añade que la Argentina país destina más del 80% de todo lo que importa cada año directamente a la producción. Las importaciones proveen bienes de capital, energía, tecnología, soporte productivo e insumos, entre otras cosas. Pero además en sí mismas son generadoras de actividad económica, ya que involucran a intermediarios, empresas transportistas, mayoristas, distribuidores, comercializadores y proveedores de servicios de diversa índole (logísticos, legales, contable, financieros).


El reporte también destaca que, comparadas con las de otras economías de similar calibre, las importaciones de la Argentina son bastante menores. Según datos de 2019 del Banco Mundial las importaciones sumadas de todos los países equivalen casi al 30% del PBI global. En Latinoamérica y el Caribe alcanzan al 23% del PBI. Y en nuestro país apenas superan el 15% del PBI.


Este índice coloca a la Argentina entre las 10 naciones con importaciones más reducidas con respecto al tamaño de su economía. “Argentina sufre una economía extremadamente cerrada que por ello recibe menos bienes de capital, insumos, piezas y partes, vehículos para la producción, todo lo requerido para la generación de bienes y servicios”, dice el informe de la consultora DNI.


La alta tasa arancelaria es uno de los instrumentos de los que dispone el país para limitar importaciones. Comparadas con las que se observan en otros puntos del globo, las alícuotas son elevadas. “En el mundo esa tasa viene descendiendo desde hace lustros hasta niveles actuales de 5,5% en promedio -señala Elizondo-. Argentina (como parte del Mercosur) aplica un arancel promedio de 12,18%, gravando las importaciones con una alícuota dos veces y media mayor al promedio global. De hecho ese es uno de los puntos que el bloque comenzó a analizar recientemente”.


Efecto sobre la inversión


Las compras de bienes de capital y sus partes, accesorios y piezas acaparan cerca del 40% del total importado por la Argentina. En consecuencia “el descenso de las importaciones afecta la inversión”, sostiene Elizondo.


El reporte de la consultora DNI evidencia además que no solamente disminuyen las importaciones de bienes: las relacionadas con la inversión caen incluso más que el total. De hecho el porcentaje de las importaciones dirigidas a inversión en 2020 fue el más bajo de la década, y su nivel es comparable con el de la década de los ’80.


En 2020 las importaciones de bienes de capital se situaron un 42% por debajo de las de 2011. Y en el mismo lapso las orientadas a la inversión disminuyeron 48,2%. Es decir que más allá de la disminución general de las importaciones en el período 2011-2020, la caída de las adquisiciones para la inversión es aún más notable, particularmente las que involucran bienes de capital. Por ello Elizondo concluye que, con respecto a las importaciones, se observa una doble caída: en cantidad y en calidad.

17 vistas0 comentarios