top of page
  • Foto del escritorMarketing Intfresh

Capacidad de carga: aseguran que podría duplicarse en el país

La condición sería que se desarrollen buenas prácticas comerciales y que se modifique la cultura instalada alrededor del transporte de carga.





En una entrevista publicada en el diario La Nación, Jorge de Mendonça, presidente de la Asociación Intermodal de América del Sur (AIMAS), destacó que las prácticas del transporte actualmente vigentes en el país condicionan la competitividad de la Argentina. Si bien reconoció que durante los últimos 15 años se hicieron unos 3 mil kilómetros nuevos de vías ferroviarias (por ejemplo de Mar del Plata a Buenos Aires, de Buenos Aires a Rosario y de los puertos rosarinos a Salta), que se agregaron a los 17 mil kilómetros que quedaban en pie, también aseguró que si se hicieran más obras, el costo operativo por pallet de Buenos Aires a Cipolleti o a Tucumán podría bajar hasta unas seis veces, por ejemplo.


De todas maneras según de Mendonça el meollo de la cuestión es otro: “El problema es la cultura, ya que seguimos con la idea de que ferrocarril es para granos y piedras y va despacio, cuando no es así, ya que una cosa es la velocidad técnica (la cantidad de horas que tarda en llegar) y otra la comercial (el tiempo que se tarda en entregar la mercadería)”. Lo que hace falta, a su entender, es acabar con la incertidumbre que rodea al transporte de carga a través del ferrocarril y que este medio pueda ganar confianza.


El presidente de AIMAS afirmó que en materia de transporte la Argentina está por detrás de cualquier otro país, “e incluso los afectamos por lo que no hacemos”. Y en tal sentido comenta que el tránsito de cargas generales que pasa por territorio argentino es muy grande: mucho va en camión, poco en barco y nada en tren.


Ampliar el negocio


En lo tocante al ferrocarril, de Mendonça sostuvo que a la Argentina le conviene el sistema que funciona en Estados Unidos, que desreguló en gran medida la industria ferroviaria al permitir que las empresas fijen tarifas y adapten los servicios a las necesidades de los clientes. Según él, este sistema plantea una alianza fuerte del tren con el camión. En cambio sostiene que al país no le conviene el sistema open access, que es el europeo.


Durante la entrevista presidente de AIMAS señaló que en la Argentina “no hay negocio ferroviario: hay poca carga que va y viene y que pagamos todos”. A su entender el foco debería ser muy distinto: habría que atender a cada rincón del país.


Destacó que el ferrocarril debe prestar servicios a negocios de toda clase, particularmente al camión. Y que debe mover la carga de las pymes, que en su conjunto supera a la carga a granel, paga más y deteriora menos, con lo cual se torna más rentable. De esta forma, “al facilitar el movimiento de esta carga a los puertos, también se ganaría competitividad”, puntualizó.

Con respecto al camión, de Mendonca se manifestó contrario al concepto de que rompe las rutas: “El problema de las rutas es no mantenerlas”, sostuvo.


Foco en la infraestructura


En términos de infraestructura de Mendonça señaló por ejemplo que en el país se abandonaron conexiones ferroviarias, se limitó el acceso a los puertos, no se potenciaron más aeropuertos de carga y de pasajeros y tampoco se avanzó con los cruces a países vecinos. Además se desestimó la construcción de más puentes en el Paraná y los equipos que asesoraron a los gobiernos plantearon recurrentemente que no era necesario avanzar con las trazas bioceánicas.

Por otra parte el presidente de AIMAS dijo que fue un error desestimar la recomendación de mayor altura en los puentes de ferrocarriles ya que “el doble contenedor es el que baja los costos operativos fuertemente, y es el que paga la infraestructura”.

6 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page