top of page
  • nancyqrg

Cayó en picada la producción de máquinas agrícolas

Actualizado: 10 may


En enero se desplomó algo más del 55%. Pero se espera una recuperación en el segundo semestre del año.





En lo que refiere a la producción de máquinas agrícolas, el 2024 arrancó con una noticia ruidosa: en enero la actividad cayó algo más del 55%, comparada con igual mes del año anterior. Cabe recordar que en este rubro el 2022 había marcado un récord, y que en 2023, aún con una caída de casi 9%, la producción se había mantenido en niveles importantes (casi 25 mil unidades).


De todas formas los analistas esperan que a partir de mediados de año se observe una recuperación, impulsada por el incremento de la demanda. En este rubro se destacan dos tipos principales de equipos: las cosechadoras y los tractores. El año pasado las ventas internas de cosechadoras experimentaron una merma del 37% medidas en unidades, lo que alejó el registro de los niveles de 2007 y 2008. Por su parte en 2023 las ventas de tractores disminuyeron 8,5%, manteniéndose en un nivel aceptable.


Caen las ventas


Teniendo en cuenta las cuatro clases de maquinarias fundamentales que se fabrican y comercializan en el país (cosechadoras y tractores, más sembradoras y pulverizadoras), en 2023 se vendieron 16.720 equipos (sumando máquinas nacionales e importadas), lo que dio lugar a una baja de casi 23% en las ventas internas, comparadas con los niveles de 2022.


En lo que refiere al frente externo en 2023 las exportaciones de este tipo de equipos sumaron casi U$S 147 millones, 6% menos que el año anterior. Al respecto cabe recordar que en 2022 las ventas externas de equipamiento agrícola habían aumentado casi un 14% y habían logrado el mayor nivel en 8 años.


Por su parte en 2023 las importaciones de maquinaria agrícola y equipos afines para el agro sumaron U$S 1150 millones, casi 2% menos que en 2022.


Tal cual se ve, este rubro de maquinarias agrícolas evidencia un importante déficit en lo tocante al saldo comercial.


Como decíamos anteriormente, para la segunda parte del 2024 los analistas esperan un rebote para la producción y las ventas de estos equipos. Argumentan que en 2023 la demanda se vio reducida por la sequía y los mayores costos de financiamiento para la adquisición de esta máquinas, y que esa merma inevitablemente se extendió al inicio del 2024. Pero creen que la baja de las tasas de interés y la mayor oferta de financiación provocará un repunte en el segundo semestre.


7 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page