• Marketing Intfresh

Comercio internacional: la recuperación será lenta y desigual



La OMC estima que las buenas noticias podrían ser transitorias y afectarán de distinta manera a las diferentes regiones del planeta.


La Organización Mundial de Comercio (OMC) avizora perspectivas positivas para el comercio global, aunque con impactos diferentes según la región –entre otras cosas por la lenta evolución de los programas de vacunación en las naciones más empobrecidas-. Por otra parte se espera que el intercambio internacional de servicios siga dando muestras de relativa debilidad -cabe indicar que en 2020 las exportaciones de servicios comerciales se redujeron 20% en dólares nominales, en gran medida a causa de las restricciones a los viajes internacionales-.


El informe más reciente de la OMC indica que el comercio global se incrementará 8% en 2021, luego de experimentar una merma de 5,3% durante el año pasado (menor a la esperada, ya que se había vaticinado una caída de 9,2%). No obstante, también se prevé que en 2022 el crecimiento retroceda a la mitad -4%-, lo que hará que el volumen del intercambio aún no logre superar las tendencias pre-pandemia.

Los expertos advierten que estas perspectivas de suave recuperación podrían verse frustradas si la pandemia de Covid-19 llegara a presentar nuevas olas. Asimismo a mediano y largo plazo la deuda y los déficits públicos podrían complicar el repunte del comercio y las economías, particularmente en las naciones en desarrollo con fuertes pasivos internacionales.


Mejor de lo previsto


En la segunda parte de 2020 la evolución del comercio internacional fue mejor de lo prevista, experimentando un sólido repunte que generó perspectivas más optimistas para 2021.


Ngozi Okonjo-Iweala, directora general de la OMC, advirtió sin embargo que para alcanzar una recuperación sólida y sostenida será vital mantener los mercados internacionales abiertos y disponer de un suministro de vacunas veloz, global y equitativo: “Mientras continúe habiendo un gran número de personas y países excluidos del acceso suficiente a las vacunas, el crecimiento se frenará y se correrá el riesgo de revertir la recuperación sanitaria y económica en el mundo entero”, enfatizó la funcionaria.

Los datos de la OMC indican que durante todo el 2020 el PBI mundial se contrajo un 3,8%, y se espera que en 2021 crezca 5,1% y en 2022 otro 3,8%. Un rubro que experimentó un impacto voraz fue el de los servicios de viajes, que cayó 63% en 2020 y se estima que no levantará cabeza hasta que la pandemia quede atrás.


Más allá de estas previsiones, la OMC planteó dos escenarios posibles para la evolución del comercio global. En el más optimista, signado por la aceleración de la producción y distribución de vacunas, el PBI mundial podría crecer 1 punto porcentual extra, y el comercio global podría sumar 2,5 puntos porcentuales adicionales. Bajo estas condiciones el comercio internacional recuperaría la tendencia pre-pandemia durante el último trimestre de 2021.


Por su parte el escenario más pesimista –signado por la falta de vacunas y/o el surgimiento de nuevas cepas de Covid-19-, podría darse una merma de hasta 1 punto porcentual en la evolución esperada para el PBI global en 2021, y de prácticamente 2 puntos porcentuales en la del comercio.


Impacto regional


Durante 2020 la caída en el volumen del comercio de mercancías fue generalizada, pero el impacto varió de una región a otra. Por ejemplo en Asia las exportaciones crecieron 0,3%, y las importaciones cayeron apenas 1,3%.


Las mayores caídas en el volumen de importaciones se dieron en las regiones ricas en recursos naturales: Oriente Medio (-11,3%), América del Sur (-9,3%) y África (-8,8%). Esto último se explicaría por la disminución en los ingresos vía exportaciones. Basta señalar por ejemplo que en el caso del petróleo los precios cayeron un 35%.


Durante el corriente año se espera que el comercio internacional sea impulsado por América del Norte (11,4%), como consecuencia de las importantes inyecciones fiscales en Estados Unidos. En Europa y América del Sur las importaciones crecerán cerca del 8%, pero en otras regiones el crecimiento será menor.


Por otra parte las exportaciones de Asia se incrementarán 8,4%, en línea con las europeas (8,3%); y las de América del Norte registrarán un avance del 7,7%. También se espera un sólido repunte exportador de Oriente Medio (12,4%) y de África (8,1%), aunque estará sujeto a que crezcan los gastos en viajes y se refuerce la demanda de petróleo. En cambio las exportaciones de América del Sur solo crecerán 3,2%.

8 vistas0 comentarios