• Marketing Intfresh

Por qué las retenciones son un impuesto polémico




¿Es realmente cierto que sirven para desacoplar los precios internos de los externos? ¿Qué efecto tienen sobre la inflación? Sobre estos temas hay diferentes puntos de vista.


El Gobierno nacional argumenta que las retenciones cumplen la función de “desacoplar” los precios locales de los externos. Pero esta mirada es cuestionable. Del lado del consumidor algunos analistas reconocen que las retenciones pueden favorecer, al bajar algunos precios; pero también hay otros que opinan que a mediano o largo plazo pueden ocasionar lo contrario.


Además hay economistas que indican que el hecho de aplicar retenciones puede impactar en un momento puntual sobre los niveles de precios, aunque no necesariamente sobre la inflación, ya que esta última al fin de cuentas refleja la evolución de los precios en el tiempo. O sea: con las retenciones pueden llegar a reducirse por única vez los costos internos de algunos productos relacionados con las materias primas, pero a la larga puede darse el efecto inverso, ya que al caer la rentabilidad y producirse menos puede terminar incrementándose el precio de la materia prima.

Fuera de época

Algunos analistas sugieren que las retenciones son un tributo que está fuera de época. Y destacan que este tipo de cargas –que en el fondo buscan estimular o frenar exportaciones o importaciones - ya no se aplican en el mundo. En cambio lo que hoy se busca –dicen- es quitar las barreras artificiales, de modo tal de propiciar el libre movimiento de los precios, de acuerdo a cuáles sean las condiciones en que se produzca.

Otras posturas en cambio recalcan que aunque no exista la figura concreta de las retenciones, en el mundo hay un número importante de países que utilizan modelos para administrar su comercio exterior y que en el fondo buscan asegurar el abastecimiento de los alimentos. Estas naciones utilizan trabas arancelarias y no arancelarias como un recurso para evitar que el impacto sobre los precios de los alimentos esenciales para el consumo familiar.


Ubicar en contexto

Este tipo de medidas impositivas no se pueden analizar en el vacío, sino que deben ubicarse en contexto. En este sentido del lado del productor hay que tener en cuenta la relación entre el tipo de cambio, el precio internacional y la incidencia de la propia retención.

De todas formas las retenciones no afectan solamente al productor, ya que al obtener un precio menor éste cuenta con menos ingresos para invertir y ampliar la producción, lo que finalmente termina teniendo un impacto negativo sobre las economías regionales.

En el actual contexto de alta demanda de las mercaderías que exporta la Argentina distintas voces sugieren que el hecho de cortar las retenciones favorecería un boom productivo, y que esto compensaría al fisco. Señalan que con ingresos crecientes los productores podrían invertir más y sumarían a la producción tierras que ahora no resultan rentables.


Por otro lado hay quienes destacan que las retenciones no capturan necesariamente la renta extraordinaria, ya que en los momentos en que las condiciones se tornaron desfavorables –por ejemplo en épocas de sequías- las retenciones igual se mantuvieron.

Impacto real

A nivel macroeconómico las retenciones terminan por generar un tipo de cambio múltiple. Claramente tienen un importante impacto fiscal, al engrosar la recaudación con cierta facilidad recaudatoria. Pero en otros países que compiten en base a sus recursos naturales no se aplican retenciones, sino otra clase de cargas a la producción que buscan captar la renta en forma parcial.

Actualmente el Mercosur busca que se eliminen las retenciones para el intercambio intrarregional. Y por el mismo camino transita la Unión Europea, que estableció esa pauta como condición para acordar con el Mercosur.


4 visualizaciones0 comentarios