top of page
  • Foto del escritorMarketing Intfresh

Ranking mundial de exportadores: en 40 años la Argentina cayó 20 puestos

La pérdida de competitividad hace que el país pierda peso específico como exportador global. 





Duele, pero hay que admitirlo: las exportaciones argentinas tienen un papel cada vez menos relevante dentro de la escena del comercio internacional global. Un análisis realizado por Marcelo Elizondo en base a datos de organismos públicos y privados (entre otros de la Organización Mundial de Comercio, del FMI, del Banco Mundial, de los propios países y de algunas instituciones privadas), indica que la Argentina descendió de manera contundente en los rankings de países exportadores. Concretamente según este análisis el país cayó desde el puesto 33 en 1983, al 55 en 2023. 


El proceso de deterioro no fue unidireccional: por ejemplo en 2003 la Argentina había ocupado el puesto 52, y luego en 2013 se recuperó para llegar al 46. Sin embargo, la tendencia general fue el declive.


Cabe consignar que, tal como explica Elizondo, este análisis debe tomarse con algunos recaudos, ya que hay países que en el pasado no aportaban información y ahora lo hacen, o que directamente no existían como naciones independientes, y actualmente sí, entre otras particularidades que se fueron dando con los años. Pero más allá de estas salvedades, en su artículo Elizondo destaca que, “mientras en 1983 Argentina generó 0,47% del total de exportaciones mundiales, en 2023 apenas alcanzó el 0,27% del total, dando lugar al peor registro de participación histórico desde que se computan las exportaciones por país.


Naciones que antes se encontraban por detrás de la Argentina en los rankings de exportadores, hoy la superaron. Comprando los años 1983 y 2023, tal es el caso de Irlanda, Israel, Qatar, Chile, Turquía, Tailandia, Portugal, Vietnam, Malasia, Kazajstán, Omán y Rumania. Estas naciones estaban por detrás de la Argentina en el pasado, y hoy exportan más que nuestro país.


Y si por ejemplo se compara el año 1998 con el 2023, tanto Israel como República Checa, Sudáfrica, Hungría, Indonesia, Chile, República Eslovaca, Rumania, Vietnam, Kuwait, Kazajstán, Omán, Qatar e Iraq exportaban menos que Argentina, y en la actualidad sus ventas externas son superiores.


También hay casos de naciones que en el pasado superaban la marca exportadora de nuestro país, y hoy quedaron detrás, como Venezuela. 


Atributos competitivos


Según Elizondo los países que superaron a la Argentina lo hicieron “porque fueron generando  atributos competitivos. Todos desarrollaron una oferta exportable por inversión y apertura internacional múltiple para la participación en redes de valor. Y hoy operan en base a empresas internacionalizadas y crearon condiciones múltiples locales para su salida comercial exterior”.


Es decir que según Elizondo el avance de estos países tuvo que ver con que su anclaje “en una economía orientada a la mayor incidencia del sector privado y en las empresas internacionalizadas, observándose también una significativa apertura económica exterior”. En tal sentido los casos más representativos que menciona Elizondo son Israel, Irlanda, Chile, Portugal, Vietnam, Rumania, República Checa, Sudáfrica, Hungría, República Eslovaca, Tailandia y Malasia. 


Cómo recuperar posiciones


Desde esta perspectiva para que la Argentina recupere posiciones tendría que exportar unos U$S 105 mil millones al año. Es decir, algo más del 55% de lo exportado en 2023. O lo que es lo mismo: como mínimo tendría que sumar U$S 38 mil millones extra a los U$S 68 mil millones exportados el año pasado. 


Para lograr lo anterior el país debería generar reformas importantes, que Elizondo resume en seis puntos: garantizar por largos períodos la vigencia de instituciones que aseguren derechos subjetivos,  recuperar equilibrios macroeconómicos, mejorar la capacidad logística integral, actualizar gradualmente el entorno regulativo para que sea más amigable y flexible, crear un ambiente general económico/político/productivo que facilite la iniciativa basada en la planificación a mediano plazo; y por último generar una arquitectura internacional (especialmente a través de tratados económicos y comerciales de integración recíproca) que mejore la capacidad de acceso de los productos y de las empresas a los mercados externos. 


6 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page